La oposición venezolana dice que debe reconstruirse después de una gran pérdida electoral

La oposición venezolana necesita reconstruirse y reflexionar sobre su estrategia luego de sufrir una fuerte derrota en las elecciones regionales del fin de semana, dijo el lunes su líder Juan Guaidó, pidiendo unidad entre los líderes del fragmentado movimiento.

El partido gobernante de Venezuela ganó al menos 18 gobernaciones de 23 estados, según los resultados electorales actualizados publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) el lunes.

La autoridad electoral había declarado anteriormente al partido gobernante victorioso en 20 elecciones para gobernador. Pero las elecciones cerradas en los estados de Barinas y Apure, que tradicionalmente respaldan al Partido Socialista, llevaron al CNE a decir más tarde que esos resultados estaban por confirmar.

Los políticos de la oposición han ganado hasta ahora solo tres estados.

Los principales partidos de la oposición habían boicoteado las elecciones presidenciales de 2018 y las elecciones del Congreso de 2020, argumentando que era imposible una votación justa debido a la interferencia del gobierno del presidente Nicolás Maduro y las bandas violentas leales a él.

Pero volvieron a las urnas este año en medio de la frustración por el fracaso de las sanciones estadounidenses para desalojar a Maduro a pesar de las prolongadas dificultades sociales y económicas.

La votación del domingo fue vista como una prueba de fuerza antes de las elecciones presidenciales programadas para 2024. La oposición también se envalentonó con la presencia de observadores electorales de la Unión Europea.

El martes se espera un informe preliminar de la misión, pero no hubo informes importantes de interrupciones.

Sin embargo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó al gobierno de Maduro de celebrar elecciones defectuosas que “sesgaron el proceso” para predeterminar el resultado a favor de su partido, citando hostigamiento y prohibición de candidatos de la oposición, manipulación del censo electoral y censura.

Guaidó, el ex presidente del Congreso que es reconocido por Washington y sus aliados como el líder legítimo de Venezuela, dijo el lunes que la oposición necesitaba “reconstruirse” después del decepcionante resultado.

“Hoy se abre una nueva etapa”, dijo, sin dar detalles. “Hoy es un momento de reflexión entre nuestros líderes … No es momento de peleas ni egoísmo entre líderes políticos”.

Los analistas dijeron antes de la votación que la decisión tardía de la oposición de participar y la lucha interna sobre si debe presentar candidatos dañaría su desempeño.

La oposición necesitaba con urgencia repensar su estrategia para volver a conectarse con los votantes y pulir su credibilidad, dijo Enderson Sequera, director de la consultora Politiks de Venezuela.

“La conclusión (de la votación del domingo) en Venezuela es muy clara: el chavismo es más estable en el poder y la oposición democrática se encuentra más lejos de lograr un cambio político”, dijo Sequera, refiriéndose al apodo del partido gobernante, una vez encabezado por el difunto Presidente Hugo Chávez.

NECESITO RECONSTRUIR LA CONFIANZA

A pesar de los esfuerzos de la oposición para galvanizar a los votantes en el último minuto, la participación fue relativamente baja, del 41,8%, según el CNE. Eso equivale a unos 8,1 millones de personas y está en consonancia con las elecciones locales y regionales anteriores. La baja participación en Venezuela favorece a la maquinaria política del gobernante Partido Socialista, dicen los analistas.

“El gobierno ha vuelto a demostrar que a pesar de no tener un apoyo popular generalizado, permanece en el poder debido a la falta de una oposición con una estrategia coordinada”, dijo Maryhen Jiménez, investigadora del Centro Latinoamericano de la Universidad de Oxford.

Después de ver disminuir el nivel de vida en medio de la hiperinflación y una recesión de siete años, muchos venezolanos comunes están desilusionados con la política. Millones de personas han emigrado.

El partido gobernante vio caer el número de seguidores a 3,7 millones, según cifras del CNE, de unos 5,9 millones de votos en las elecciones regionales de 2017.

El estado rico en petróleo de Zulia fue ganado por el político opositor Manuel Rosales con el 56,1% de los votos, quien dijo que estaba claro que el movimiento opositor venezolano enfrenta desafíos.

“No se puede ocultar esta crisis con discursos complacientes”, dijo el lunes Rosales, abogado y ex candidato presidencial, en Maracaibo, la capital de Zulia.

El CNE aún tiene que anunciar los vencedores en las elecciones a la alcaldía, con la excepción de la capital Caracas, donde ganó el candidato del partido gobernante.

Maduro dijo el domingo que no se reanudarán las negociaciones en México con la oposición venezolana hasta que se responda por “el secuestro” del destacado enviado del gobierno Alex Saab , extraditado recientemente a Estados Unidos por cargos de lavado de dinero.

Las conversaciones, que comenzaron en agosto, están destinadas a buscar una salida a la crisis económica y social de Venezuela.

Guaidó dijo que era cautelosamente optimista de que el gobierno volvería a la mesa y estaba discutiendo con aliados internacionales formas de aumentar la presión sobre el gobierno de Maduro.