La Cámara Baja de Brasil aprueba la enmienda constitucional que permite a Bolsonaro gastar más

La cámara baja del Congreso de Brasil aprobó el martes una enmienda constitucional que permitiría al presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro gastar 92.000 millones de reales (16.500 millones de dólares) adicionales el próximo año para aumentar el gasto en bienestar social antes de las elecciones.

La cámara votó 323-172 en una segunda votación requerida para los cambios en la constitución y la medida avanza ahora al Senado, donde Bolsonaro ha dicho que puede enfrentar resistencia.

La enmienda repartiría los pagos ordenados por los tribunales de ciertas deudas y acuerdos judiciales del gobierno, permitiéndole gastar más en programas de bienestar social. Esto ha hecho temblar a los mercados financieros, preocupados de que el aumento del gasto aumente el déficit presupuestario de Brasil.

Bolsonaro presionó a los legisladores más temprano el martes para respaldar la enmienda, diciendo en una entrevista con los medios locales que si el gobierno se viera obligado a pagar todas las obligaciones ordenadas por los tribunales que vencen el próximo año, “quebraría a Brasil.”

Sin embargo, sus opositores dijeron que el proyecto de ley tenía como objetivo eludir un límite de gasto constitucional para que el gobierno pudiera duplicar los programas de bienestar social en un impulso populista para ganar votos en las elecciones presidenciales del próximo año.

La enmienda es crucial para que el gobierno pueda financiar un renovado programa de asistencia social que se llamará Auxilio Brasil y que sustituirá al antiguo programa Bolsa Familia, iniciado por el ex presidente izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva.

El plan de Bolsonaro es duplicar los estipendios mensuales a 400 reales (73 dólares) y ampliar el programa para cubrir a 17 millones de familias pobres.

“Bolsa Familia duró 18 años y nunca necesitó un cambio en la Constitución para financiarse. Esto tiene como objetivo comprar votos en las elecciones del próximo año”, dijo Bira do Pindare, diputado del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Dijo que el gobierno había utilizado un “presupuesto secreto” de asignaciones de fondos para alentar a los legisladores a aprobar la medida.

Se espera que Bolsonaro se enfrente a Lula en las elecciones de octubre próximo, aunque ninguno de los dos ha declarado oficialmente su candidatura.

Los sondeos de opinión muestran que siete de cada diez brasileños elegirían a uno u otro como su primera opción para la presidencia, con encuestas que muestran a Lula con una cómoda ventaja en este momento.