EXCLUSIVA México estudia endurecer las normas de entrada para los venezolanos tras las peticiones de EE.UU.

México está estudiando la posibilidad de establecer requisitos de entrada más estrictos para los venezolanos, en parte en respuesta a las peticiones de Estados Unidos, tras un fuerte aumento de las detenciones en la frontera de venezolanos que huyen de su país, según tres personas familiarizadas con el asunto.

Actualmente, los venezolanos no necesitan un visado para entrar en México como turistas. Pero a medida que se disparan las detenciones de migrantes venezolanos en la frontera entre Estados Unidos y México, México está estudiando la posibilidad de supeditar su entrada a ciertos criterios, dijo un funcionario mexicano familiarizado con las discusiones internas del gobierno.

Las nuevas reglas de entrada podrían aplicarse pronto, dijo el funcionario.

Una segunda fuente del gobierno mexicano dijo que México estaba revisando sus opciones y manteniendo conversaciones con Venezuela para explorar alternativas a la imposición de requisitos de visado.

Una tercera persona familiarizada con las conversaciones entre México y Estados Unidos dijo que Washington está instando a México a imponer restricciones de visado a los venezolanos, señalando que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) se ha quejado del aumento de venezolanos.

Las opciones que se están revisando incluyen hacer que los venezolanos demuestren que son económicamente solventes y que tienen un billete de avión de ida y vuelta cuando entran, con el fin de asegurar que no están utilizando México para entrar en Estados Unidos, dijo la primera fuente.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que Washington estaba trabajando con México para abordar las causas fundamentales de la migración irregular en un “enfoque colaborativo y regional” cuando fue preguntado por Reuters sobre si la administración de Biden estaba presionando a México para que endureciera los requisitos de entrada para los venezolanos.

“Estados Unidos aprecia los esfuerzos de México que contribuyen a procesos seguros, ordenados y humanos para los migrantes en sus fronteras y dentro de ellas”, dijo el portavoz.

La Casa Blanca, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) y la CBP no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios. Ni la cancillería mexicana ni la Secretaría de Información de Venezuela respondieron a una solicitud de comentarios.

Las discusiones se producen en un momento en que los encuentros de venezolanos en la frontera entre México y Estados Unidos se han disparado a 47.762 en el año hasta septiembre, frente a sólo 1.262 durante el período anterior de 12 meses, según datos del gobierno estadounidense.

El total de aprehensiones de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México ha alcanzado niveles récord este año. Esto ha presionado al presidente estadounidense, Joe Biden, de cara a las elecciones al Congreso del próximo mes de noviembre, con muchos votantes de las ciudades fronterizas de Texas molestos y con los republicanos acusando a su administración de llevar a cabo una política de “frontera abierta”.

Una de las fuentes mexicanas dijo que Washington había presionado a México para frenar las llegadas desde Venezuela, pero que México también quería asegurarse de que la gente no entraba de forma fraudulenta.

Una cuarta fuente, del gobierno estadounidense, dijo que los esfuerzos para presionar a México a fin de que endurezca los requisitos de entrada desde Venezuela, miembro de la OPEP, habían aumentado desde que las llegadas de venezolanos se dispararon este verano, y que las solicitudes de cooperación habían sido hechas de manera informal por diplomáticos y el DHS. La fuente dijo que Washington no estaba presionando a México.

Unas normas de entrada más estrictas podrían afectar seriamente a los planes de migración de muchos venezolanos, que pagan a las redes de contrabando para que les ayuden a escapar de la devastación económica bajo el presidente Nicolás Maduro, que ha presidido una grave crisis financiera en medio de fuertes sanciones de Estados Unidos. Muchos de los venezolanos parten con poco dinero.

Los venezolanos que llegan de otras partes de América Latina como Colombia o Chile, donde a menudo trabajan durante unos años para ahorrar en moneda fuerte antes de dirigirse al norte, probablemente estarían menos expuestos a los requisitos centrados en su solvencia.

Los activistas de derechos humanos denunciaron el viernes la posible medida de restringir las llegadas de venezolanos.

“Los migrantes y refugiados venezolanos están huyendo de una compleja emergencia humanitaria, de la falta de justicia, de la ausencia de libertad y de la violencia”, dijo David Smolansky, un líder opositor venezolano exiliado que coordina la respuesta de la Organización de Estados Americanos a la crisis migratoria de Venezuela. “Ante esta situación, es fundamental que reciban protección”.

Reuters informó en octubre que el gobierno de Biden quería que México impusiera requisitos de visado a los brasileños para complicar su camino hacia la frontera con Estados Unidos. Y en septiembre, México suspendió la exención de visado para los ecuatorianos durante seis meses tras un fuerte aumento de los nacionales de ese país que intentaban cruzar la frontera estadounidense.

La fuente del gobierno estadounidense dijo que los ayudantes de Biden podrían plantear el tema de los migrantes venezolanos a la delegación del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador cuando visite Washington la próxima semana para una cumbre entre Estados Unidos, México y Canadá.